Cien Suspiros Y Un Murmullo

CIEN SUSPIROS Y UN MURMULLO

"Cayeron, como suspiros,
cien gotas de lluvia salada..."

sábado, 18 de julio de 2015

Relámpago



Son mis pasos un relámpago
cuando camino en las nubes.

No quiero que se desaten tormentas
no quiero derramar aguaceros
no quiero que por error caiga un rayo
y vaya a caer en tu cuerpo.

No quiero provocar tempestades
y no quiero enfadar al viento
no quiero hacer por error que el frío 
vaya a penetrar en tu pecho.

Es mucho lo que no quiero
pero soy un terrible tornado
y siguen siendo un relámpago
sobre las nubes mis pasos.

16 comentarios:

  1. Hola Ana.
    Tu vena poetica está muy inspirada. Tu poesía es muy cristalina.
    Hay muchas sensaciones y sentimientos en este magnifico poema. Si no me equivoco el enojo juega un rol importante. Es un parecer tan solo.
    Te mando un beso y felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la ira. Joge Bucay piensa que cuando nos enfadamos no lo hacemos con el resto, siempre con nosotros mismos porque no nos gusta lo que hemos elegido. No lo comparto. Las decisiones, las elecciones, las tomamos en función del entorno y confiando en él. Si nos mienten, nos engañan y nos manipulan, es inevitable la ira. Quizá se pueda aprender a canalizarla pero lo veo innecesario y no creo que aporte nada no sentirla. Muchas gracias por estar, eres un cielo. Un beso enorme

      Eliminar
  2. No quiero dañarte pero no puedo evitar ser quién soy y dañar es parte de mi naturaleza. Este pensamiento me ha evocado tu poema. Un texto que considero fantástico en su forma y brutal en su contenido. En su conjunto, una proeza narrativa. Así lo siento, así te lo expreso.
    Abrazo, Amiga de las Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amigo de las Letras! Sí, hay gente cuya naturaleza es más dañina. Buena evocación. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. No soy experta en poemas, lo he dicho miles de veces. Pero, Soy un terrible tornado... me hace evocar mis momentos de furia. Me ha gustado Ana. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos enfadamos. Es inevitable :) Muchas gracias moza, un beso

      Eliminar
  4. Escribía Miguel Hernández:

    "Este rayo ni cesa ni se agota:
    de mí mismo tomó su procedencia
    y ejercita en mí mismo sus furores.

    Esta obstinada piedra de mí brota
    y sobre mí dirige la insistencia
    de sus lluviosos rayos destructores".

    Yo te digo, Ana, que si no fueras rayo, no serías. Bsos transoceánicos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fer. Además mola ser rayo :) Besos transoceánicos para ti también

      Eliminar
  5. Ana, respira hondo que la "LÍAS"... Hermoso poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bardo. Hago honor a mi nombre, jaja. Besos

      Eliminar
  6. Puede el tornado tener consideraciones de amante y tendencias protectoras? Qué gran dilema y qué gran argumento para este estupendo poema, Ana. Está lleno de fuerza y de delicadeza a la vez, genial!! Me ha gustado mucho, y eso que la poesía no es que sea mi género favorito :))

    Un abrazote grande, queridita!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Quizá sea así el tornado, jaja. Un abrazo enorme hermosa!!

      Eliminar
  7. Muchas gracias, Yunchenko! Me alegro que te gusten :) Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. :O este blog no lo había leído nunca!!

    Saludos Ana Lía, ya llevas un buen tiempo perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Andrés! Sí, este es el más nuevo. Estoy perdida en otras cosas :) Pronto volveré. Un abrazo!

      Eliminar